Archivo de la etiqueta: desarrollo personal

Gurús, maestros, expertos, y otras razas…

guruAlgunas personas tenemos una tendencia natural por la búsqueda. La búsqueda de métodos, de soluciones, de nuevos avances, nuevos descubrimientos, nuevas experiencias…

Lo que tiene en común cualquier búsqueda es que siempre buscas afuera, es decir, siempre tomas como referencia algo ajeno a ti, que no nace en ti mismo.

En el mundo de la salud, del desarrollo personal, y yo creo que ya casi en cualquier ámbito, esto es muy habitual. Además aparecen por doquier personas que te dicen qué has de hacer y cómo tienes que hacerlo, para conseguir tal o cual objetivo. En parte, es normal. Muchas de esas personas lo harán desde su propia experiencia, porque han vivido algo similar a lo que tú puedes estar atravesando en un momento dado, y te ofrecen la solución que ellos encontraron. En estos casos, creo que se ofrece algo muy valioso, pero no necesariamente infalible, puesto que lo que me funcionó a mí, no necesariamente tiene que funcionar contigo.

Creo que cuando buscas fuera de ti tienes que experimentar con criterio, no creer ciegamente en nada de lo que te ofrecen, por varios motivos:

  1. Quien te lo ofrece, si lo hace de buena fe, te está dando una fórmula que le funcionó a él/ella, y que puede ser que funcione en ti o no. Lo ideal es probar, adaptar la fórmula y comprender que cada persona es única, y que en consecuencia no hay dos experiencias iguales.
  2. Puede ser que quien te lo ofrezca tenga intereses que tienen más que ver con obtener un beneficio personal que con ofrecer ayuda. Es decir, hay muchas personas que se mueven exclusivamente por motivaciones económicas, o por alimentar su ego personal. A veces es difícil discriminar, por eso confiar en tu intuición, confiar en lo que tú experimentas, en lo que a ti te resuena, nunca te fallará, porque eso es estar conectado contigo mismo.
  3. Los expertos lo son en algún campo en concreto, pero nunca son expertos en ti, ¡ese experto solo eres tú!. Nadie vive tu vida, solo tú, nadie sabe lo que es eso, ni conoce la mochila que llevas a cuestas. Esos expertos un día estuvieron en un punto del camino igual al que tú te puedes encontrar ahora, no los sobrevalores. Tan solo han dedicado más tiempo que tú a algo en concreto, pero nadie es infalible, ni nadie posee la verdad suprema.

En conclusión, nada es tan valioso como experimentar si te lleva a desarrollar un criterio propio, y en esto aplica más que nunca aquello de “Cada maestrillo tiene su librillo”…

Rosa López