LOS INGREDIENTES MÁS TÓXICOS EN COSMÉTICA

Las sustancias de los productos cosméticos no se quedan en la capa superficial de la piel sino que se absorben y pasan a la sangre.

Si evitamos sustancias cancerígenas en nuestro aseo y cosmética, estaremos bajando  la carga tóxica corporal, y por consiguiente incurriremos en un estilo de vida más saludable. Dejaremos respirar mejor a nuestra piel, no la contaminaremos con química artificial, no intoxicaremos nuestra sangre, ni aspiraremos vapores de productos que, lejos de la imagen comercial que nos han ofrecido de los mismos, no nos acercan a la belleza sino a la enfermedad.

1. Aceites minerales. Son sustancias derivadas del petróleo. Cubren la piel como una envoltura de plástico, tapando los poros y en consecuencia dificultando la respiración celular. La piel parece hidratada porque está brillante debido a esta “envoltura”. Los más habituales son aceite mineral, paraffinum, paraffinum liquidum, petroleum.

2. Talco. Químicamente es muy similar al asbesto o amianto, conocido por provocar cáncer de pulmón. Está en muchos maquillajes y polvos para bebés. Utilizarlo en la zona genital incrementa el riesgo de padecer cáncer de ovarios hasta un 60%.

3. Aluminio. Tiene la capacidad de unirse al ADN, alterando su estructura, así como la actividad de los genes. En autopsias de pacientes con Alzheimer se encontraron grandes concentraciones de aluminio. Está en cremas hidratantes, pintalabios, desodorantes, etc. Como clorhidrato de aluminio en la mayoría de antitranspirantes, que pueden producir cáncer de mama, ya que evita la eliminación de toxinas a través de las axilas.

4. Lauril Sulfato de Sodio (Sodium Laurylsulfate). Usado como agente limpiador para hacer los productos espumosos y burbujeantes, es un contaminante que puede causar cáncer.

5. Triclosán. Utilizado principalmente en desodorantes, antitranspirantes, limpiadores, antibacteriales y desinfectantes de manos, se sospecha que interfiere con las funciones hormonales.

6. Formaldehídos. Usados como conservadores en cosméticos (antimicótico), son tóxicos y se han reconocido como carcinógenos. Búscalos como DM Hidantoína, Diazolidinil Urea, Urea Imidazolidinil, Metenamina, Quarternium 15, Poliximetileno urea  e Hidroximetilglicinato de Sodio.

7. Parabenos. Son ampliamente utilizados como conservadores en cosméticos. Se sospecha que interfieren en las funciones hormonales (imitan el comportamiento de los estrógenos). Busca ingredientes que terminen en “parabeno” como Metilparabeno.

8. Compuestos de Polietilenglicol (PEG). Son ampliamente utilizados en los cosméticos de bases cremosas. Pueden interferir en tu desarrollo físico y dañar el sistema nervioso y contribuyen a eliminar el factor protector natural de la piel. Busca ingredientes con las letras “etil” o “glicol”. Uno de los más conocidos es el Sodium Laureth Sulfate (no confundir con Sodium Lauryl sulfate, también totalmente desaconsejable).

9. Butilhidroxianisol (BHA) y Butilhidroxitolueno (BHT o E-321). Son conservadores y antioxidantes utilizados principalmente en maquillajes y cremas humectantes. El BHA es tóxico para el sistema inmunológico y un posible carcinógeno. El BHT puede ser tóxico para el sistema inmunológico, piel, pulmones e hígado. Ambas sustancias pueden causar reacciones alérgicas, interferir con las funciones hormonales y favorecer el crecimiento de tumores.

10. Pfenilendiamina. Es un derivado de la anilina. Son colorantes usados sobretodo en tintes para el cabello. Se ha demostrado que estos alquitranes de carbón son cancerígenos. Además, produce dermatitis de contacto en muchas personas.

11. Dietanolamina o Diethanolamine (DEA, MEA o TEA). Son químicos utilizados para hacer los productos más cremosos o espumosos. La DEA y sus compuestos irritan la piel y ojos, pueden ser tóxicos para los sistemas inmunitario y nervioso, y pueden reaccionar con otros ingredientes de los cosméticos formando tóxicos cancerígenos.

12. Ftalatos. Usado principalmente en productos para uñas y en perfumes, cremas, lacas de pelo y desodorantes. En experimentos de laboratorio se ha demostrado que está relacionado con mutaciones genéticas e interferencia con la función de las hormonas, causando problemas reproductivos y de desarrollo. Se encuentran como dietilhexiloftalato (DEHP), el dibutilftalato (DBP), el butilbenzilftalato (BBP), el diisononilftalato (DINP), el diisodeciloftalato (DIDP) y el dinoctilftalato (DNOP).

13. Siloxanos. Usados en los cosméticos para suavizarlos, ablandarlos y humedecerlos, se sospecha que interfieren con las funciones hormonales y causan toxicidad en el hígado. Búscalos como Ciclometicona e ingredientes que terminan en “siloxano” como Cyclotetrasiloxano.

¡Recuerda llevar esta lista contigo cuando vuelvas a comprar algún producto cosmético!

En términos generales preferiremos la cosmética ecológica:

Para que un producto cosmético pueda exhibir el calificativo de «ecológico» el 95% de los ingredientes utilizados debe ser natural o de origen natural. En caso de que éstos tengan una procedencia botánica, las plantas de los que se obtiene el 95% de ellos deben proceder, asimismo, de agricultura ecológica. La transformación de materias primas en preparados cosméticos debe realizarse de forma sostenible y respetuosa con el medio ambiente y los embalajes deben tener carácter biodegradable o reciclable.

Y una opción muy recomendable y barata es elaborar nuestros propios productos cosméticos en casa, ¡pero eso lo dejo para otro post!

Rosa López

Deja un comentario