¿CRUDO? SÍ, CRUDO!

La forma más sana de consumir la mayoría de vegetales es cruda, o al menos eso defienden los crudiveganos (vegetarianos que solo comen alimentos de origen vegetal y crudos). Indagando en el tema, tampoco está  tan lejos de lo que siempre hemos oído: “come ensaladas, come mucha fruta, mejor alimentos frescos y de temporada”, etc.), pero veamos qué sustenta este estilo de alimentación:

  1. Cuando el alimento se calienta por encima de los 45 grados se destruyen las enzimas que facilitan su digestión y que catalizan los procesos bioquímicos que tienen lugar en el organismo. También se destruyen vitaminas sensibles  a las temperaturas,  principalmente la vitamina C y las del grupo B. La naturaleza nos ofrece los alimentos en su estado óptimo.
  2. Las carnes, leche de origen animal,  huevos y pescado producen mayor “estrés digestivo”, además de aportar más toxinas y favorecer la acumulación de grasas.
  3. Comer vegetales crudos nos permite mantener un adecuado nivel de glucemia (azúcar en sangre), lo cual evita la acidificación y posterior inflamación de los tejidos. Esa acidificación es la  primera causa de un sinfín de alteraciones, incluido el cáncer.
  4. Al cocinar la comida se generan nuevas sustancias que el cuerpo no reconoce y que trata como tóxicas, se produce una toxemia y por tanto, la llamada leucocitosis digestiva.
  5. Las frutas y verduras ecológicas ayudan a desintoxicar el organismo, a perder peso, mejorar nuestras digestiones y asegurarnos de un correcto aporte de vitaminas, enzimas y minerales.
  6. Si comes un alimento vivo estás comiendo vitalidad, energía, vida en estado puro, ¿qué te puede alimentar más que eso?
  7. La dieta crudivegana es la que ha demostrado ser más eficaz en el tratamiento del cáncer, además de por el aporte nutricional, porque alcaliniza el PH del organismo (lo contrario de acidificar). Existen muchos estudios que indican que el cáncer no prospera en un medio alcalino.
  8. Los alimentos crudos tienen más agua, por lo tanto, hidratan más!
  9. Los nutrientes de los alimentos crudos mantienen la piel tersa, hidratada, elástica y con un aspecto joven. He visto fotos de personas de 60 años que han seguido la dieta crudivegana al 100%  durante períodos largos y no aparentan más de 40 años!!

Karyn Calabrese, crudivegana de 63 años

Mi experiencia personal me dice que, sobretodo en invierno, puede hacerse muy complicado seguir una dieta crudivegana al 100%, pero eso no nos impide incorporar como mínimo un 50% de alimentos crudos en nuestra dieta, porcentaje que podemos incrementar durante los meses de verano, lo cual agradecerá y mucho nuestro cuerpo!. También se debería incrementar al máximo este porcentaje en caso de cáncer y de casi cualquier otra enfermedad.

Aclaro que este tipo de dieta, bien realizada, aporta absolutamente todos los nutrientes que requiere el organismo, sin ninguna carencia. Si tienes cualquier duda al respecto compártela conmigo!

Rosa López

 

 

 

 

Deja un comentario